MUJERES E HISTORIA DE LA MÚSICA. Un recorrido extenso aún por descubrir

Por Rebeca Lozano Cabañero

Hasta hace relativamente poco, la función primordial de la mujer era hacer feliz a su marido, y mientras que no estuviera casada, a su padre y a sus hermanos. Debía encargarse al cien por cien de las labores del hogar, y desde bien temprana edad se les instruía para cocinar, lavar, limpiar o criar a sus hijos.

Eran pocas las mujeres que trabajaban, ya que estaba mal visto. Si se trataba de un trabajo relacionado con el ámbito musical, sólo les estaba permitido hacerlo en caso de enviudar, porque alguien debía hacerse cargo del sustento familiar. En aspectos parecidos a este, por no decir en la vida en general, las mujeres no tenían muchos derechos ni libertades.

Algo similar ocurrió cuando la profesión del músico empezó a ser más compleja y necesitaba de una formación para poder conocer todos los entresijos de la disciplina. Pasaron bastantes años hasta que se permitió que las mujeres también pudieran profesionalizarse, y conseguir que sus obras se editaran y escucharan en lugares públicos. Así como realizar su vocación de intérpretes, directoras de orquesta, musicólogas… o cualquier otra aspiración en el ámbito artístico-musical.

A lo largo de la historia, las mujeres han trabajado las diferentes vertientes de la disciplina musical, ya fuera como intérpretes, mecenas o creadoras, pero habitualmente permanecieron a la sombra de los hombres. También es cierto que, a partir del s. XVIII, las mujeres consiguieron participar de forma un poco más activa, aunque todavía minoritaria en la creación musical, en la interpretación, y pudieron acceder a formación musical e incluso llegaron a impartir clases de música.

Por ello, a lo largo de este artículo se hará un viaje por la Antigua Grecia, la Edad Media, el Renacimiento, el Barroco, el Clasicismo, el Romanticismo y el s. XX y XXI para apreciar brevemente las circunstancias sociales, políticas y económicas de cada contexto histórico, y así valorar la labor artística que a lo largo de los siglos han realizado mujeres compositoras, intérpretes, directoras, etc.

En la Antigua Grecia nace la figura de la compositora gracias a las llamadas poetisas, las cuales utilizaban instrumentos como la cítara, la lira o la flauta para acompañar sus poemas. No hay mucha información sobre la participación de la mujer en la música durante este periodo, pero se ha podido saber que Safo (Éreso, 600 a.C.) y Kassia (810 – 867 d. C.) fueron las primeras y más destacables poetisas de la época.

               Hildegarda de Bingen

La Edad Media tiene como mayor referente femenino musical a Hildegarda de Bingen (Alemania, 1098-1179) monja destacada, que compuso uno de los repertorios más extensos del Medievo. Era una mujer extraordinaria en muchas facetas y con un conocimiento inusual para la época ya que sabía latín, griego y conocía las teorías de Guido d’Arezzo.

Durante el Renacimiento podemos destacar entre otras muchas  a Lucrecia Tournabuoni de Medici (1425-1482), gran mecenas de las artes; Maddalena Casulana (1540-1590), la primera mujer que vio impresa y publicada su música; Gracia Baptista (1ª mitad del s. XV) autora de la primera obra femenina datada en la Península Ibérica y Anna Bolena (1507-1536), la cual además de componer, poseía una gran destreza para tocar diferentes instrumentos.

Además Isabella d’Este (1474-1539) descendiente de Alfonso V de Aragón y marquesa de Mantua, realizó junto con su hermana una importante labor de mecenas para formar una corte brillante.

Durante el periodo Barroco (1600-1750) surgieron cambios sociales, económicos y políticos que llevaron a la Contrarreforma, cosa que dificultó que las mujeres pudieran desarrollar su carrera musical.

Aun así, aparecen figuras como la de Francesca Caccini (1587-1641) la primera mujer compositora de ópera de toda la historia de la música; Bárbara Strozzi (1619-1677), quien por primera vez hasta el momento tuvo la suerte de realizar su trabajo tanto de compositora, como de intérprete fuera de la corte; Élisabeth Chéron  (1648-1711), que dominaba la música, la literatura y las artes plásticas y fue denominada como una artista integral por el público francés; y finalmente Elisabeth Jacquet de la Guerre (1667-1729), compositora prolífica y más reconocida de este periodo.

El periodo clásico es la época de la Ilustración, donde los compositores y compositoras deben escribir para un público que escucha música simplemente por el placer de hacerlo. A partir de aquí, la mujer adquiere mayor importancia (aunque no toda la que se requiere) en el ámbito musical. Ya pueden editar y publicar sus obras, dedicarse a la docencia o incluso a la interpretación siempre y cuando fuera en salones o lugares donde se reuniera la burguesía.

A lo largo del Clasicismo vivieron mujeres de gran talento que pudieron de alguna forma desarrollarse en ciertos ámbitos musicales como por ejemplo: Marianne Martínez (1744-1813), de origen español, fue alumna de compositores como Haydn, Porpora o Hasse. Convirtió su lugar de residencia en un centro musical, habitualmente frecuentado por Beethoven, Haydn y Mozart.

                     Nannerl Mozart

Nannerl Mozart (1751-1829), hermana de W.A. Mozart, disfrutó de la misma educación que su hermano, de hecho, era una gran intérprete al piano y compositora. La gran diferencia con respecto a W. Amadeus es que él si pudo seguir adelante con su carrera musical, mientras que ella fue obligada a casarse y a encargarse de su familia.

Francesca Lebrun (1756-1791) de origen alemán, gran cantante y compositora que llegó a expandir sus obras por Inglaterra, París y Alemania.

Anna Amalia Princesa de Prusia (1723-1787), hija de Federico Guillermo I de Prusia, el cual prohibió a sus hijos e hijas que tuvieran formación musical porque la detestaba. Anna Amalia, consiguió dar clases de música de forma clandestina hasta la muerte de su padre. Después de este evento, ella se instruyó en instrumentos como el violín, la flauta o el clave.

Hélène de Montgeroult (1764-1836), pionera de la escuela pianística francesa y que además tuvo el privilegio de ser una de las primeras docentes del Conservatorio de París.

El Romanticismo fue el periodo más brillante de la historia musical, se desarrolla a lo largo del siglo XIX, y en este mismo momento surge la revolución industrial. Las mujeres seguían  sometidas a las tareas del hogar y por ello había un alto porcentaje de analfabetismo, solamente tenían acceso a la educación aquellas que pertenecían a la aristocracia.

                         Fanny Mendelssohn

En el ámbito compositivo no pudieron igualar la importancia que en ese momento ya tenían los hombres, pero aun así hubieron bastantes mujeres que se abrieron camino como por ejemplo Fanny Mendelssohn (1805-1847), hermana de Félix Mendelssohn, fue una gran compositora e incluso su hermano llegó a reconocer que ella era mejor intérprete y compositora que él; Clara Wieck Schumann (1819-1896), excelente pianista y compositora, aunque ella no lo creía así y por ello, siempre le pedía opinión a su marido Robert Schumann sobre sus composiciones; Jeanne Louise Farrenc (1804-1875 ) compositora, pianista y profesora con poca difusión ya que siempre se dedicó a la música instrumental y dejó de lado la ópera; y Augusta Holmès (1847-1903), que publicó todas sus obras bajo un pseudónimo masculino, se alejó de la música de salón y compuso piezas orquestales.

Desde finales del siglo XIX hasta principios del siglo XX, encontramos mujeres como Cécile Chaminade (1857-1944) compositora y pianista francesa de gran repercusión; Teresa Carreño (1853-1917) que fue una excelente pianista, compositora y cantante nacida en Venezuela; Louise Adolpha Le Beau (1850-1927) alumna de Clara Schumann, dedicó su vida al completo a la música, decidió no tener familia y fue duramente criticada por ello; Mel Bonis (1858-1937) estudió en el conservatorio de París y su legado compositivo es realmente prolífico, aproximadamente unas 300 piezas; y  Ethel Smyth (1858-1944), que compuso sinfonías y corales, pero en el género que destacaba era al ópera.

La música del siglo XX tiene su origen en los diferentes movimientos nacionalistas. En aquel momento ocurrieron hechos como la Primera y la Segunda Guerra Mundial y la Revolución Rusa. Con los hombres en los campos de batalla, las mujeres debían reemplazarlos en sus ocupaciones y trabajos y por ello empezaron a tener voz en la vida social, política y económica. A partir de este momento, ya era habitual que las mujeres frecuentaran los teatros, el cine, salones de té o clubes sociales.

                        Alma Mahler

En este periodo histórico se deben tener en cuenta a diferentes mujeres de la talla de Wanda Landowska (1879-1959) gran defensora e intérprete del clave; Rebeca Clarke (1886-1979) musicóloga, compositora y violinista destacada de Inglaterra; Alma Mahler (1879-1964) excelente compositora hasta que se casó con Gustav Mahler quien le exigió que interrumpiera su carrera musical; Nadia Boulanger (1887-1979) fue pianista, organista, compositora, excepcional pedagoga y pionera en la dirección orquestal; Grazyna Bacewicz (1909-1969) compositora y violinista de la Orquesta Sinfónica de la radio de Polonia; Mª Teresa Prieto (1896-1982) española exiliada durante la Guerra Civil, pianista y compositora; , Elisabeth Lutyens (1906-1983) compositora especializada en la música dodecafónica; y Violet Archer (1913-2000), compositora, docente, organista, pianista y percusionista canadiense.

Por otra parte, cabe destacar las figuras de Matilde Salvador (1918-2007) María Rosa Calvo Manzano (1946) y Mª Luisa Ozaita (1939-2017) pioneras en la pedagogía musical, en la investigación musical y en la difusión de música hecha por mujeres respectivamente.

                          Kaija Saariaho

Finalmente, en la actualidad (siglo XXI) se encuentran profesionales como Teresa Catalán (1951) compositora española y Premio Nacional de la Música 2017; Marisa Manchado (1956) pianista y escritora; Zulema de la Cruz (1958), pianista, compositora y antigua catedrática de electroacústica en el Real Conservatorio de Madrid; Roxanna Panufnik (1968) compositora interesada por los diferentes tipos de música del mundo; Sofía Gubaidulina (1931) compositora conocida por generar una profunda connotación religiosa en su música; Unsuk Chin (1961) compositora de música clásica nacida en Corea del Sur, con un estilo claramente influenciado por Ligeti; Tania León (1943) directora, compositora y educadora venezolana; y finalmente Kaija Saariaho (1982) compositora con un amplio repertorio de música en directo con producciones electroacústicas y electrónicas.

La lista de mujeres que podríamos añadir a este breve repaso sería inmensa, aunque ni de lejos su difusión ha corrido pareja a la de hombres compositores, intérpretes, musicólogos, directores…

A día de hoy podemos observar que, aunque la situación ha mejorado notablemente, dista mucho del equilibrio deseable en cualquier ámbito y más concretamente en el musical, que es el que nos ocupa. Un gran número de mujeres trabajadoras, están sometidas a su jornada laboral y las labores que deben realizar cuando llegan a casa. Esto como se ha podido observar, ocurre a lo largo de toda la historia y se mantiene hasta la actualidad, cosa que obstaculiza la carrera artística de la mujer, porque para componer, estudiar, preparar obras y/o viajar para realizar conciertos a otras ciudades o países, se requiere un gran número de horas disponibles: de reflexión, de dedicación, de ensayo… de las que no es fácil que puedan disponer.

Es necesario que tanto hombres como mujeres, conozcan la historia para que no sea repetida y de esta manera entre ambos, llegar a hacer un mundo mejor y más igualitario. Sólo así se conseguirá que las futuras generaciones tengan mejores oportunidades que las que se tienen en la actualidad, y sobretodo que deje de importar el sexo de la persona, sino las capacidades, el talento y el esfuerzo por conseguir aquello que se desea.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*