LA VISITA DE CIBRÁN SIERRA en el CSMV: Una oportunidad de aprendizaje en mayúsculas

Por Álvaro Ramos Yuste

      Clase con el cuarteto de Smetana “From my life”

Los pasados 27 y 28 de mayo, a través del Seminario de Música de Cámara, el Conservatorio Superior de Música “Joaquín Rodrigo” de Valencia recibió la visita de Cibrán Sierra, violinista del Cuarteto Quiroga y catedrático de música de cámara en la prestigiosa Universidad Mozarteum de Salzburgo. Cibrán es invitado habitual como concertino o violín de agrupaciones tan relevantes como la Orquesta de Cámara de Europa (COE). También debemos destacar su faceta como escritor por la publicación de su libro El Cuarteto de Cuerda: Laboratorio para una Sociedad Ilustrada y sus diferentes artículos en prensa    generalista sobre música de cámara, política cultural y educación musical.

La primera parte de su visita consistió en impartir clases a los diferentes grupos de cámara del centro. En dichas sesiones resultó ser igual de interesante tanto participar como alumno oyente que como alumno activo. Por su parte, Cibrán consiguió extraer lo mejor de cada uno de los grupos a través de sus metáforas, consejos técnicos y ejemplos prácticos, ya que no dudaba en coger su violín y meterse en la agrupación para mostrar de forma más directa lo que quería enseñar.

      Con el Trío en Sol de Debussy

Fueron muchas las lecciones técnicas o estrategias de ensayo que nos regaló, pero lo que más captó nuestra atención fue la recomendación de buscar un sentido a aquello que se está interpretando. En un primer momento puede sonar sencillo pero, ¿cuántas veces nos paramos a pensar qué quiere conseguir el compositor con una obra, por qué la tocamos o qué buscamos transmitir con ella?.

En definitiva, cada una de las clases impartidas por el violinista concluía con una mejora instantánea de todos los músicos participantes y una satisfacción total por parte de los mismos.

 

                      Durante la conferencia
                       Numerosa y atenta asistencia

 

 

 

 

 

 

 

La segunda parte de la visita consistió en una conferencia titulada Del silencio a la emoción: construyendo una interpretación. Ante este impactante título no sabíamos qué esperar, sin embargo, todos los asistentes coincidimos en que nos llevamos un mensaje que trasciende más allá de la ponencia y que nos marcará en nuestro desarrollo como intérpretes.

El violinista comenzó exponiendo la diferencia entre un músico amateur y un músico profesional. Lo cual se resolvió en que el músico profesional es aquel que, además de disfrutar haciendo música, consigue transmitir esa sensación y emoción a aquellos que le escuchan.

A raíz de la afirmación anterior, Cibrán construyó una reflexión en la que nos mostraba el proceso de elaboración del discurso musical por tal de cautivar al espectador. “Para pasar del silencio a la emoción hace falta un proceso de búsqueda”, ”la partitura no es la música, solo su representación más obvia”, “nadie escucha vuestros pensamientos”, estos son algunos de los titulares que obtuvimos de sus palabras.

Fue impactante el baño de realidad que sentimos cuando concluyó la charla. En muchas ocasiones nos hemos centrado en tocar las notas que tenemos en la partitura, no obstante, ¿tenemos una intención?, ¿qué buscamos transmitir?, ¿por qué esta tonalidad, compás y tempo? Dar respuesta a estas preguntas es tan solo el principio del camino hacia la emoción. Un camino que también pasa por el uso de la técnica con el fin de cumplir un propósito y no al contrario.

       Cibrán Sierra con el autor de esta reseña

 

Así pues, si tengo que hablar del balance de la clase y de la conferencia solo podría decir que cada uno de los presentes fuimos afortunados de poder aprender de una figura de referencia musical del más alto nivel que consiguió transmitir todo tipo de conocimientos a través de la pasión que residía en sus palabras.

Simplemente, gracias Cibrán.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*