VIAJANDO DE LA MANO DE VIKTORIA KAUNZNER. Concierto de la Semana de Santa Cecilia

Por Carles Guaita Serrano

La pasada tarde del 23 de noviembre tuvimos el gusto de presenciar el variado concierto que nos ofreció la violinista alemana Viktoria Kaunzner en el Auditorio del Conservatorio Superior de Música de Valencia   después de pasar unas semanas trabajando y ensayando con los alumnos y profesores.

Viktoria Kaunzner con la orquesta de cuerdas interpretando la Sonata de Tartini

El concierto, titulado “Viaje Musical: Mar Mediterráneo, Mar Negro y Océano Pacífico”, estuvo compuesto de dos partes, una primera acompañada de una orquesta de cuerdas formada por 5 violines I, 4 violines II, 3 violas, 3 violonchelos y un contrabajo, todos ellos alumnos del conservatorio y dirigidos por Juan Pablo Hellín, y una segunda, de formaciones más reducidas, en la que fue acompañada por alumnos y profesores del centro. Fue un excelente concierto y prueba de ello fue la asistencia, que teniendo en cuenta la situación, fue muy notable.

Viktoria Elisabeth Kaunzner

El violinista Ivry Gitlis la describía como una “violinista, compositora y directora del más alto nivel”. Otros la definen como una “mediadora entusiasta entre la música occidental y oriental que hace que su caminar entre culturas sea un problema” o hablando de su música dicen “su violín es brillante, su capacidad musical enorme”. Combina su carrera como solista de violín con la de música de cámara, donde ha actuado en 22 países repartidos en 4 continentes.

Ha estudiado con reconocidos profesores como Zakhar Bron, Krzysztof Meyer o Salvatore Sciarrino. Fue muy destacada su interpretación del concierto para violín de Beethoven con una improvisación del tema “Let it be”  de The Beatles como bis, publicada por The Strad. También sus interpretaciones de las sonatas solistas de Eugène Ysaÿe son calificadas entre las 3 mejores del mundo por la American Record Guide. Actualmente se encuentra inmersa en distintos proyectos, a destacar el lanzamiento de varios CDs en los próximos años.

Sobre el concierto

El concierto dio inicio con la Sonata en Sol menor “Didone Abbandonata” Op. 1 N.º 10. (1731) de Giuseppe Tartini. Obra originalmente escrita para violín y continuo, pero arreglada por Gregorio Jiménez, para ser interpretada por una orquesta de cuerdas con un clavecín, que sonó de las manos de Carlos García Bernalt. Esta sonata tiene 3 movimientos Affetuoso, Presto y Alegro en los cuales narra el destino de la reina Dido, que está tan furiosa por dejar a su amado Eneas que se quema en el último movimiento y pierde las cenizas en el océano. Cabe destacar que fue la única obra que no pertenece al S. XXI, ya que en este momento dimos un salto a nuestros tiempos y escuchamos una música más actual, aunque igualmente variada.

La siguiente pieza interpretada fue New Silk Road (2017) de Viktoria Kaunzner. Fue la primera (que no la última) de la propia solista. Esta obra tiene 3 movimientos Smagarad, Rubin y Andalusit que significan “esmeralda”, “rubí” y “andalucita” tres minerales que cada uno de ellos representa a Oriente, a Asia y a Europa respectivamente y son estos los territorios por los que se nos invitó a viajar, haciendo una mezcla cultural plasmada en la música muy interesante.

Performance de Viktoria Kaunzner en Roman Fleuve

La primera parte del concierto concluyó con el estreno absoluto de Roman Fleuve (2019) de Violeta Dinescu. Esta pieza esta dedicada a la propia Viktoria Kaunzner y está formada por breves movimientos, algunos como solista mayoritariamente y otros acompañada por la orquesta, en la que se van contando distintas historias a través de una virtuosa performance en la que a parte de tocar la solista cantó y bailó en el escenario. Además, tuvimos su partitura proyectada en el fondo del escenario, aunque muy pocos serían capaces de seguirla.

Tras un breve descanso en el que se cambió la distribución del escenario salieron Lucía Jiménez (violín) y Enrique Subiela (flauta) con una máscara de carnaval puesta para interpretar Coffee Mask (2014) de la propia Viktoria Kaunzner. Este dúo está inspirado en la pintura de acrílico sobre lienzo titulada Mask II de la pintora Maria Trautmann.

Tras esta obra apareció de nuevo la protagonista de la tarde, esta vez acompañada por Francesc Llop que la acompañaría en las tres últimas obras del concierto. La siguiente pieza a interpretar fue Wandering Spirit (2013) de Elisenda Fábregas. Su título significa “espíritu errante” y según la autora, es una metáfora musical en busca de la verdad, simbolizada musicalmente por momentos de avance y lucha representados por las interacciones entre el violín y el piano.

El concierto siguió con la pieza Eliza Aria aus der Wild Swans Suite (2002) de Elena Kats-Chernin. Se trata de un extracto del ballet Wild Swans basado en un el cuento de Los cisnes salvajes de Hans Christian Andersen. Se trata de una pieza suave, bonita y delicada que rompió con es estilo musical que se estaba interpretando para transportarnos a un momento más tierno e inocente.

Tras la breve pieza anterior se interpretó Jasmine Rice (2012) de Viktoria Kaunzner. Esta pieza está pensada para violín improvisado y orquesta euroasiática, aunque allí escuchamos una versión para violín y piano. Se trata de una pieza abierta que simboliza el viaje de un grano de arroz desde el propio campo, en la cual la autora volvió a hacer una reseñable performance para cerrar una tarde tan cargada de música.

Improvisación de Viktoria Kaunzner junto con los profesores Carlos D. Perales y Gregorio Jiménez

Con el programa concluido, salieron a acompañar a la solista: Carlos D. Perales al piano y Gregorio Jiménez al control de la electrónica. Cabe destacar el cambio de vestuario de la solista, que salió con un kimono, demostrando una personalidad y un carisma inapelables. Los tres solistas disfrutaron de una improvisación combinando los virtuosismos del violín con los sonidos procesados extraídos del piano a través de la electrónica. No pudo haber un colofón mejor para una tarde tan llena de tantas cosas, pero sobretodo de música. Tenemos que poner en valor lo que supone que nos visiten a nuestro conservatorio solistas de tan alto nivel y disfrutar de la oportunidad de poder hacer música con ellos.

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*