(4ª Parte) PREMIOS EXTRAORDINARIOS FIN DE TÍTULO 2019/2020 – Alumnos galardonados: GUITARRA, PIANO y CANTO

Por Ana Martínez Deltoro

JOAN CAMPOS I SALVADOR. Guitarra

               Joan Campos i Salvador

Joan Campos i Salvador nace en Montserrat (Valencia) en 1995. Inicia sus estudios de guitarra clásica en 2008 en el Conservatorio Lola Luján de Turís con los profesores Miquel Pérez y José Tarazona. 

En 2015 ingresa en el Conservatorio Superior de Música “Joaquín Rodrigo” de Valencia con el catedrático Rubén Parejo, obteniendo matrícula de honor en 2º y 3° curso. Finaliza sus estudios superiores en Janáček Academy of Music and Performing Arts en Brno (República Checa) con el maestro Vladislav Blaha.

Ha recibido clases magistrales de guitarristas como David Russell, Raphaella Smits, Carles Trepat y Tatyana Rhyzkova. A su vez, estudia guitarra flamenca con José Santos “El Minero”.Actualmente es integrante del cuarteto de guitarras “Tambora guitar quartet”.

– Joan, ¿cómo has afrontado tu participación en este premio?

– La verdad es que fueron sensaciones muy parecidas a las del recital, del cual conservo un gran recuerdo, además de tener la oportunidad de tocar de nuevo en el Auditorio, por lo que lo afronté con mucha ilusión y con la idea de ofrecer el mejor concierto posible.

–  Esta edición 2019-2020 ha tenido lugar en un momento muy particular marcado por la situación sanitaria en la que todavía nos encontramos. ¿Ha afectado de algún modo esto a cómo has preparado el premio y a cómo se ha desarrollado la actuación?

–  No creo que la situación me haya afectado ni en la preparación ni en el desarrollo de la actuación, en cambio, sí me afectó en el desarrollo del curso, en el que tuve que interrumpir el Erasmus y volver a Valencia meses antes de finalizarlo.

– ¿Qué sentiste cuando fuiste consciente de que te habían otorgado el Premio Extraordinario?

– Fue una gran satisfacción, no solamente conseguir el premio sino también haber podido ofrecer una buena actuación y haber disfrutado en el escenario, además de sentirme muy agradecido con todas las personas que me han apoyado durante la carrera.

– Y una vez terminados tus estudios superiores, ¿podrías compartir con nosotros cuáles son tus planes a corto/medio plazo?

– La idea es seguir completando mi formación, quizás en otra ciudad o incluso en otro país, y por supuesto llevar adelante mis proyectos musicales.

– ¿Qué recuerdos te llevas de tu paso por el CSMV?

– Es difícil resumir todas las vivencias de estos años en el CSMV, pero diría que principalmente los relacionados con mis compañeros y profesores, así como todas las oportunidades que supone ser alumno de este centro.

 

RAFAEL SOLER VILAPLANA. Piano

             Rafa Soler Vilaplana

Inicia sus estudios musicales en la especialidad de Piano en el “Institut Musical Giner” de València con la profesora Sonia García, finalizando las Enseñanzas Profesionales en el curso 2015/16 con las máximas calificaciones y con la obtención del Premio Extraordinario de Fin de Enseñanzas Profesionales.

Ha recibido clases magistrales de piano de profesores como Istvan Gulyás, Josep Colom, Begoña Uriarte, David Kuyken, Alexander Kandelaki, Luis del Valle y Victor del Valle, Daniel del Pino, Javier Esplugues, Antonio Galera y Kristhyan Benítez entre otros.

Ha obtenido distintos premios durante su carrera como el premio “Fundación Victoria y Joaquín Rodrigo” del curso universitario internacional de música española “Música en Compostela”,  el segundo premio del jurado en el concurso organizado por la “Accademia Filarmonica Romana”, o el segundo premio y mención de honor en el V concurso “Fidela Campiña” de Almería. Además, recientemente ha recibido el primer premio en la beca de estudios “Ugo Ferrario” del Conservatorio Superior de Música de Livorno durante su estancia Erasmus junto con el maestro Giovanni Nesi.

Ha participado en numerosos conciertos tanto como solista como en diferentes grupos de cámara, tocando en salas como la “Martin i Soler” del Palau de les Arts de València, la sala “Casella” de la Accademia Filarmónica Romana (Roma), la sala de conciertos de l’Ateneu Mercantil de València, el parador de los reyes católicos en Santiago de Compostela, el Auditorio de Vinarós, el Auditorio de la Universidad de Alicante o la sala Clemente.  Recientemente ha finalizado el grado en Interpretación Piano en el Conservatorio Superior de Música “Joaquín Rodrigo” de València con los catedráticos Bartomeu Jaume Bauzá y Belén Martín Piles, obteniendo las máximas calificaciones y el premio final de carrera.

– Rafa, ¿cómo has afrontado tu participación en este premio?

– La verdad, con la misma dedicación que cuando preparo un concierto, con muchas ganas y responsabilidad. Tuve la suerte de poder realizar el recital una semana antes lo cual me ayudo a pasar parte del repertorio en la misma sala sirviéndome de ensayo para ver qué cosas podían fallar o mejorar. Además, tenía mucha ilusión de volver a tocar en mi conservatorio tras estar casi un año y medio sin volver a causa del Erasmus en Italia y la pandemia, pero sobretodo quería poder demostrar todo el esfuerzo y sacrificio invertido durante todos los años de mi carrera.

– Esta edición 2019-2020 ha tenido lugar en un momento muy particular marcado por la situación sanitaria en la que todavía nos encontramos. ¿Ha afectado de algún modo esto a cómo has preparado el premio y a cómo se ha desarrollado la actuación?

–  Evidentemente, la situación actual nos afecta a todos y en especial al mundo de la cultura donde se cancelan conciertos, concursos y todo tipo de actividades donde la conexión con el público es muy necesaria. Es por ello que mi motivación a la hora de estudiar ha tenido numerosos altibajos tras finalizar la carrera, y tanto el recital como el premio han sido una inyección de moral en un momento en el que se acababan de cancelar un par de conciertos que tenía en Italia y diversos concursos que tenía proyectados.

– ¿Qué sentiste cuando fuiste consciente de que te habían otorgado el Premio Extraordinario?

–  La sensación fue de muchísima alegría y de gran satisfacción y, siendo sincero, nos pusimos tanto mis padres como yo a llorar nada más saberlo. He pasado por momentos delicados que no hicieron fácil estos años y en ese instante era como si me desprendiera de ellos.

P: Y una vez terminados tus estudios superiores, ¿podrías compartir con nosotros cuáles son tus planes a corto/medio plazo?

R: Este año tenía previsto volver a Italia para realizar el Máster de Interpretación  con el profesor de Erasmus pero a causa de la pandemia me he visto obligado a posponerlo un año. Además tenía una hoja de ruta de concursos que se han ido cancelando por lo que estoy estudiando y trabajando, preparándome para volver con ganas renovadas el año próximo.

P: Por último, ¿qué recuerdos te llevas de tu paso por el CSMV?

R: Me llevo numerosos recuerdos y anécdotas de mi paso por el conservatorio, entre los que quiero destacar las clases de Música de Cámara de Isabel Clara Soler junto a mis compañeros y amigos Sofía, Miguel, Álvaro y Amadeu. Todos esos ensayos (llegando tarde, cómo no…) preparando los diferentes conciertos y tots els soparets i festa que vam fer en Carcaixent, me hicieron crecer como músico y como persona, os llevaré siempre en el corazón.

 

LAURA CRUZ BAUTISTA. Canto

                  Laura Cruz Bautista

 Nace en Valencia. Durante varios años compagina las especialidades de canto y trompa, finalizando  sus estudios profesionales en el Conservatorio Profesional de Música de Valencia “Velluters” en 2011 y 2016 respectivamente. Además, se gradúa en Magisterio Musical por la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (2010).

En 2019/20 completa un año de Erasmus en el Conservatorio Estatal de Música “Gioachino Rossini” de Pesaro con el profesor Gioacchino Zarrelli, finalizando de este modo las Enseñanzas Superiores con las mejores calificaciones y obteniendo el Premio Extraordinario Final de Título otorgado por el Conservatorio Superior de Música “Joaquín Rodrigo” de Valencia. Ha comenzado el Máster en Interpretación Operística en el mismo conservatorio con la profesora Ofelia Sala. Actualmente es alumna de la Academia del Belcanto Rodolfo Celletti” en Martina Franca, Puglia.

Amplía su formación con profesores de reconocido prestigio como: Lucy Arner, Diana Baker, Stefania Bonfadelli, José Carreras, Ana Luisa Chova, Nicolai Cok, Mariella Devia, Evghenia Dundekova, Robert Expert, Nancy Fabiola, Luca Gorla, David Gowland, Eric Halfvarson, Mark Hastings, Renata Lamanda, Enedina Lloris, Sherman Lowe, Paoletta Marrocu, Liora Maurer, Chris Merritt, Audrey Michael, Sara Mingardo, Miquel Ortega, Hans Pieter, Isabel Rey, Ira Siff, Cristóbal Soler, Celsa Tamayo, Ramón Vargas y Giulio Zappa. Desde 2018 toma clases regulares con el barítono David Menéndez.

Ha obtenido el segundo premio en el VIII Certamen Internacional de Zarzuela de Valleseco (Las Palmas de Gran Canaria, España, 2020). Primer premio, Premio Fundació F. Pujols”, Premio Palau de la Música Catalana, Premio Belcanto y Premio Caixa Fòrum” en el III Concurso Internacional de Canto Josep Palet(Barcelona, España, marzo 2019). Premio del Público en el II  Concurso Internacional de Canto Martin y Soler(Valencia, España, abril 2018).

En recital y concierto ha actuado en la Semana de Música Religiosa de Cuenca, el Palau de les Arts Reina Sofía y el Palau de la Música de Valencia, el Auditorio de Castellón y el Ateneo Mercantil de Valencia interpretando el Requiem de W. A. Mozart, Stabat Mater de G. B. Pergolessi y Carmina Burana de C. Orff. Ha participado en la producción de Die Zauberflöte de W. A. Mozart del Conservatorio Superior de Música Joaquín Rodrigode Valencia como Primera Dama y en el Festival Pianissimo de Torredembarra también bajo el título Die Zauberflötede W. A. Mozart pero en el rol de Pamina.

– Laura, ¿cómo has afrontado tu participación en este premio?

– Cuando empezó el curso 2019/2020, mi profesora de canto, Ofelia Sala, me recomendó que me presentara a las pruebas para obtener el Premio Extraordinario Final de Título y yo me lo tomé con mucha ilusión. No todo el mundo puede optar a este premio. Para cualquier alumno, obtener y poder presentarse a los Premios Extraodinarios Final de Título supone un importante reconocimiento y una experiencia muy positiva.

Esta edición 2019-2020 ha tenido lugar en un momento muy particular marcado por la situación sanitaria en la que todavía nos encontramos. ¿Ha afectado de algún modo esto a cómo has preparado el premio y a cómo se ha desarrollado la actuación?

– Ha sido un año muy duro, académicamente hablando. Yo estaba de Erasmus en Italia, todo se truncó y volví a España acabando mi último año de carrera en una enseñanza artística, de manera on-line y con mil trabajos que hacer absurdos. Bien sabéis, compañeros, el horror que esto supone para un músico. De modo que, no pude estudiar ni trabajar con nadie el programa que quería presentar para las pruebas al Premio Extraordinario Final de Título. No sabía cuándo se iban a hacer, ni si se podrían hacer.

Al empezar en octubre de 2020 el Máster de Interpretación Operística, que oferta esta misma casa, hablé con mis profesores del posible recital para la obtención de dicho premio. Así pues, a mediados de mes, empecé  a trabajar el programa con mi profesor de repertorio, Carles Budó y mi profesora de canto, Ofelia Sala. Fue todo muy estresante porque tenia menos de un mes para preparármelo, pero todo salió bien. Menos mal que, al menos en mi caso, cuando se trabaja bajo presión el rendimiento crece exponencialmente.

El 20 de noviembre a las 12h se convocó mi participación. Todo se llevó a cabo con las medidas oportunas. Teníamos hora de entrada al vestuario para no coincidir con ningún otro compañero y un aula para vocalizar de manera individual con los productos adecuados para desinfectar el piano y todo aquello que tocáramos. Mascarilla siempre puesta hasta el momento de salir al escenario.

¿Qué sentiste cuando fuiste consciente de que te habían otorgado el Premio Extraordinario?

– Cuando acabé de cantar, fui a cambiarme y salí al hall del conservatorio donde me esperaban familiares, amigos y profesores. Estuve compartiendo con ellos mis percepciones y recibiendo sus feedbacks. Después de un rato, dije: “bueno, vámonos ya que tengo mucha hambre”, a lo que mi madre añadió: “¡espérate a ver si dicen a quién han dado el premio!”. No era consciente de que el recital que había hecho, de que en él, se disputaba el Premio Extraordinario Final de Título. Para mí fue como cerrar mis cuatro años de carrera. Estaba la gente que me ha apoyado durante tantos años, mis profesores, mis compañeros… fue como interpretar mi recital de final de carrera, así lo vi y así lo sentí, ¡olvidé por completo lo del premio!.

Por supuesto, una vez vi la hoja del tribunal colgada en el panel de información, en la que ponía que me otorgaban el Premio Extraordinario Final de Título, no me lo podía creer. Sentí una alegría inmensa, mucha felicidad. Compartir esa experiencia con muchas personas a las que quiero, sin duda, es un recuerdo que siempre me acompañará.

–  Y una vez terminados tus estudios superiores, ¿podrías compartir con nosotros cuáles son tus planes a corto/medio plazo?

– Actualmente, sigo en el centro estudiando el Máster de Interpretación Operística. Continúa siendo un año difícil, pero seguiré luchando por hacerme un hueco en el mundo de la música. Por el momento he sido seleccionada para participar en el Concurso Internacional de Ópera Vichy y Clermont-Ferrand, en Francia, el próximo mes de julio. Se trata de un concurso muy importante en el mundo de la ópera, en muchos casos supone un salto al mundo profesional, y estoy muy contenta de haber pasado la primera fase. También estoy esperando poder participar en una pequeña producción que se realizará en el Festival della Valle d’Itria, en Martina Franca (Italia), pero todo está sujeto a la evolución de la pandemia por la cual esta sufriendo todo el mundo.

–  Por último, ¿qué recuerdos te llevas de tu paso por el CSMV?

– Me llevo muchas enseñanzas, me llevo todo lo positivo que pueda recordar. Todos los profesores que he tenido me han aportado algo en mi aprendizaje, tanto personal, como profesional. He conocido a compañeros maravillosos que estoy segura, seguirán en mi vida. Pero no solo echaré de menos a mis profesores y compañeros, también a Lali, esa mujer es fantástica, todo aquel que pasa por el CSMV la conoce y estará de acuerdo conmigo en que es excepcional como persona y como profesional (aquí mi pequeño agradecimiento). Y sobretodo, me llevo mucha música.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*