LA MÚSICA OS HARÁ LIBRES. Apuntes de una vida.

Título: La música os hará libres. Apuntes de una vida.

Autor: Ryuichi Sakamoto

Traductores: Jordi Juste y Shizuko Ono

Editorial: Altaïr

Año de publicación: 2011

ISBN: 978-84-939274-0-0

Páginas: 269

 

Por Miguel Gómez Ortín

 

Entre enero de 2007 y marzo de 2009, la revista Engine publicó veintisiete artículos redactados a partir de entrevistas realizadas a Ryuichi Sakamoto (Tokio, 1952) que daban un repaso a todo su recorrido artístico y personal. Estas entregas toman ahora la forma de capítulos para conformar el presente libro. En él, Ryuichi Sakamoto pasa revista a su vida personal y profesional hasta la fecha de la publicación. Su niñez, su época como estudiante, su paso por la Yellow Magic Orchestra, sus colaboraciones con Bernardo Bertolucci que le valieron un Oscar e, incluso, su paso por las olimpiadas de Barcelona 92.

 

La vida de Ryuichi Sakamoto está plagada de proyectos personales y colaboraciones en distintas disciplinas que tienen a la música como punto de unión, pero que se extienden más allá del terreno puramente musical. Entre estas disciplinas, a parte de su faceta más conocida de compositor e intérprete, encontramos la de escritor, actor, fundador del sello discográfico Commmons (2006) y activista en proyectos ecologistas y pacifistas. Sakamoto nos cuenta con sinceridad su relación con el activismo político y social desde su primer contacto en la universidad hasta la actualidad.

 

Esto lo ha involucrado en proyectos como Zero Landmines, More Trees (iniciado en 2007) o el proyecto Stop Rokkasho contra la contaminación de productos radioactivos en la localidad con el mismo nombre. Este activismo se ha visto reflejado en su música en incontables ocasiones, como por ejemplo en Discord (1997), un reflejo de las guerras civiles y el hambre en África, en Hisen (2001), un conjunto de ensayos sobre el ataque terrorista del 11-M, en Elephantism (2002), un libro-DVD con mensaje pacifista, en Chasm (2004), como repulsa a las grietas sociales, los enfrentamientos y el terrorismo, o en su ópera Life (1999), un repaso al siglo XX con mensajes pacifistas y ecologistas.

 

Sakamoto también nos habla de su relación con el cine. Su participación como actor y compositor en películas como Feliz Navidad, Mr Lawrence (Nagisa Oshima, 1983) o El último emperador (Bernardo Bertolucci, 1987) son algunas de las más destacadas. Esta última le reportaría un Oscar a la mejor banda sonora y marcaría el comienzo de una colaboración con Bertolucci que cristalizó en la composición de la música para sus dos siguientes películas: El cielo protector (1990) y El pequeño Buda (1993).

 

Por supuesto, Sakamoto también habla de su paso por la Yellow Magic Orchestra y lo que ello supuso para su carrera. Nos cuenta con detalle lo raro que se sintió al alcanzar la fama tan joven y convertirse de repente en una estrella del Pop, además de un exponente importante de la música electrónica popular. También nos cuenta las causas de su disolución (1984).

 

Si hay algo que verdaderamente llama la atención a lo largo de todo el libro, es la versatilidad de Ryuichi Sakamoto y la necesidad que siente de dejarse llevar y explorar nuevos caminos. Su carrera en solitario está llena de discos, conciertos y colaboraciones que van desde la música electrónica a la música clásica pasando por el pop, la vanguardia, las bandas sonoras, el jazz o la bossa nova. En su paleta de colores reconoce con frecuencia influencias tan diversas como Iannis Xenakis, Kraftwerk, Karlheinz Stockhausen, The Beatles, John Cage, The Rolling Stones, Nam June Paik, Fluxus y, por supuesto, Claude Debussy, por el que confiesa en multitud de ocasiones sentir una gran admiración desde su infancia. Este libro nos descubre un personaje que refleja fielmente la pluralidad del mundo actual. La mezcla de raíces musicales, la conciencia ecológica y social, la experimentación y las relaciones interdisciplinares se van concatenando a lo largo de toda su carrera. En el transcurso de esta heterogénea narración con la música como hilo conductor, encontramos un artista creado por el contexto social que le tocó vivir. Un artista que, probablemente, servirá de referencia para muchos otros.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*