ESTRENO DE “LAS BODAS DE FÍGARO”. El Conservatorio estrena su producción operística del 2022

Por Carles Guaita Serrano

                 Fígaro y Susana en el 1º acto

El pasado 7 de abril se estrenó en nuestro conservatorio la tradicional representación operística anual a cargo del Taller de Ópera. Se trata, sin duda, de uno de los eventos más importantes del año, el cual concentra un gran capital humano que escapa de las paredes de nuestro conservatorio, contando con la colaboración de varias entidades externas. Se reprodujo, además del día del estreno, el 8, el 11 y el 12. Este año, ha sido el turno de la archiconocida ópera de nuestro querido compositor vienés W.A. Mozart, “Las Bodas de Fígaro”.

Las Bodas de Fígaro es una divertida comedia basada en la Sevilla del siglo XVIII que nos cuenta la historia de Susana y Fígaro, dos sirvientes del Conde de Almaviva, que se han prometido y preparan su boda. Pero, al parecer, el Conde tiene otros planes para Susana. En esta trama entran otros personajes de la casa como la Condesa, Cherubino, Don Basilio, Don Bartolo, Marcellina… que complican un poco más, si cabe, el argumento, logrando una entretenida historia de amores y engaños en la época.

La orquesta dirigida por Ramón Ramírez

Este año ha participado un variado grupo de intérpretes, encabezados por el director de escena Jaume Martorell. La dirección musical ha corrido a cargo de Jesús Cantos y Ramón Ramírez, aunque también dirigieron la orquesta algunos días alumnos de dirección.

La escenografía ha venido de la mano de Miguel Ángel Jiménez y la iluminación por Mao Chung. A parte del gran elenco de alumnos del taller de ópera, ha participado el coro dirigido por Nadia Stoyanova y el grupo de danza del Conservatorio Superior de Danza de Valencia. Este año además se ha podido contar con una gran realización audiovisual de la mano de Francesc Gamón y el equipo de Vestigium Sound, con un amplio despliegue de cámaras para lanzarlo en stream en el canal de Youtube del conservatorio con subtítulos incluidos.

               Todo el elenco saluda al final

Sin duda el estreno (al que tuve la suerte de asistir) fue todo un éxito y el llenado de la sala dio prueba de ello. Es algo que deberíamos poner en valor en toda su totalidad, el hecho de poder contar con una producción de tal calibre en nuestra casa, creada y trabajada por personal docente y alumnos entre los que se encuentra cualquier compañero que podamos tener o nosotros mismos.

Participar de un proyecto así es una grata experiencia, y en concreto, para los alumnos de canto, es una excelente oportunidad para abrir una puerta al mundo de ahí fuera. Esperamos que se pueda realizar la ópera por muchos años más y aquí estaremos, en el patio de butacas, esperando a la próxima función.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*