CONFERENCIA: “FUENTES NAPOLITANAS DE MARTÍN Y SOLER” a cargo de ANTONIO CAROCCIA, profesor del Conservatorio “D. Cimarosa” de Avellino (Italia)

Por Gema Morales Sánchez

Durante los días 26 y 27 de Marzo hemos contado en el Conservatorio Superior de Música Valencia (CSMV) con la presencia de Antonio Caroccia, profesor del Conservatorio di musica «Domenico Cimarosa» (Avellino, Italia), quien ha realizado dos valiosas conferencias relacionadas con dos importantes compositores del siglo XVIII:  W. A. Mozart (1761-1791) y, el menos conocido, Vicente Martín y Soler (1754-1806). 

En su segunda conferencia: “Fuentes napolitanas de Martín y Soler”, llevada a cabo el miércoles 26 a las 12:00 horas en la biblioteca del propio centro, A. Caroccia, expuso diferentes manuscritos musicales encontrados en la biblioteca del Conservatorio de San Pietro a Maiella. Este conservatorio fue fundado en 1806 como resultado de la unificación de otras cuatro instituciones musicales[1], a su vez nacidas de orfanatos en los cuales se enseñaba canto y que tienen sus inicios datados en el siglo XVI, y contiene una gran biblioteca con fuentes manuscritas de prestigiosos compositores.

Señalaba el profesor italiano dos figuras relevantes que contribuyeron a la creación de este gran fondo de manuscritos pertenecientes a compositores destacados de la época (Giovanni Paisiello, C. W. Gluck, B. Martini Giovanni, G. Marinelli, G. B. Pergolesi, Niccolò Piccinni, Vicente Martín y Soler, entre otros), además de la unificación de las instituciones musicales en un solo Conservatorio.

El primero es Saverio Mattei (1742-1795), músico y erudito de la época que fue nombrado bibliotecario de La Piedad de los Turchini en 1791 y que llevó a cabo una gran labor de recopilación de manuscritos musicales en las que recogió diferentes partituras de compositores napolitanos como D. Cimarosa, G. Paisiello o N. Piccinni. Fue tal la repercusión cultural de esta recolección que, unos años después, daría lugar a la aplicación del Real Decreto (Nápoles, 1795) en el cual se obligaba a las casas de imprenta y compositores a entregar una copia de las obras representadas en los teatros de la ciudad. Estas partituras y libretos se fueron recopilando la biblioteca de La Piedad Turchini hasta que en 1826 se cedieron al actual edificio de  San Pietro a Maiella.

La otra figura a destacar fue la reina consorte y gobernante de Nápoles María Carolina de Austria (1752-1814) quien se encargó que se le entregase una copia de todas las representaciones musicales realizadas en Nápoles durante su reinado, generando un fondo de manuscritos musicales también de compositores importantes de la época como C. W. Gluck, B. Martini Giovanni, G. Marinelli, G. B. Pergolesi, o Vicente Martín y Soler. Esta colección fue donada a la biblioteca musical de La Piedad de los Turchini en 1775 con el fin de enriquecer el fondo de la misma y cuenta con características peculiares como las sílabas “SM” -Su Majestad- que aparecen en los inventarios al lado de los títulos de las obras, encuadernaciones excelentes con decoraciones en oro que contienen el escudo borbónico del príncipe de Asturias y seda verde en la contraportada. Además, es en este fondo en el que encontramos manuscritos, todos ellos copias, de obras de la etapa napolitana (1777-1782) del compositor Vicente Martín y Soler.

Es el caso de las copias manuscritas, mostradas por A. Caroccia durante la ponencia, de los estrenos de las óperas Ifigenia in Aulide (estrenada en el teatro San Carlo de Nápoles el 1 de Enero de 1779), Ipermestra (estrenada en el mismo teatro el 30 de Mayo de 1780) y La Capricciosa corretta (estrenada finalmente con el nombre de La scuola dei maritati en el King’s Theatre de Haymarket el 27 de Enero de 1795). El buen estado de estos manuscritos del fondo de la reina María Carolina ha facilitado el estudio de sus arias dando lugar a la conclusión de que son piezas de gran nivel y que requieren una excelente técnica vocal por la cantidad de saltos melódicos y grupetos (coloraturas) que contienen.

Como conclusión, el profesor remarcó la relevancia de encontrar estas obras de Martín y Soler en recopilaciones musicales de la época junto a nombres como  D. Cimarosa, G. Paisiello, N. Piccinni, C. W. Gluck, B. Martini Giovanni, G. Marinelli o G. B. Pergolesi, entre otros, que confirman la importancia de la figura del compositor valenciano dentro del contexto musical de la época en Nápoles -importante núcleo cultural del siglo XVIII-, y la necesidad de estudio de estas obras del periodo napolitano de Martín y Soler que, a diferencia de sus composiciones vienesas, siguen siendo muy desconocidas.

 

[1]     Santa María de Loreto (1537), La Piedad de los Turchini, Sant’Onofrio a Capuana y Los pobres de Jesucristo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*